Buceo La Graciosa

Search

LA GRACIOSA - AREAS BUCEO LANZAROTE

diving la graciosa

 

La burrera

La Burrera tiene la fama, bien merecida, de ser una de las mejores inmersiones de Canarias. Este lugar es espectacular por su paisaje laberíntico, con grandes rocas, arcos, columnas, cornisas y por la abundante vida que alberga tanto de fauna como de flora. Es uno de los pocos sitios del archipiélago donde aún se conserva el bosque de algas sin que haya sido devorado por el erizo diadema. Las corrientes y el oleaje han preservado este oasis de vida vegetal en el vasto desierto de espinas. Este punto es quizá el reflejo de lo que pudieron ser los fondos de las islas cuando todavía no habían sido alterados por el ser humano.

La roncadera

En este pintoresco lugar la roca se dispone escalonada, formando un amplio anfiteatro, como si de un circo romano se tratara. Un campo de gorgonias rojas y amarillas, que da color y exotismo a la inmersión, se sitúa sobre los escalones engalanándolos para una gran actuación. Los actores son los pejeperros, tembladeras, medregales, fulas y, por supuesto, el banco de roncadores que da nombre a la zona de inmersión.

 

Veril de las Anclas

Entre Lanzarote y La Graciosa, en un llano de arena, se levanta una gruesa barra de roca que se extiende cerca de un kilometro, cruzando El Río perpendicularmente, es el Veril de las Agujas. En él existen varias zonas de inmersión, como el Veril de las Langostas al sur o la Cueva de los Jureles al norte, entre ellas destaca el Veril de las Anclas. Sus paredes, esculpidas por la erosión del mar, sirven de refugio a gran número de peces como chuchos, pejeperros, abades, viejas y, de manera sorprendente por su escasez en el resto de Canarias, a corvinas negras. La inmersión tiene un aliciente histórico: la cantidad de anclas antiguas que reposan a lo largo del recorrido.

 

Veril de las Langostas

El Veril de las Agujas presenta muchas zonas pintorescas para el buceo. El extremo sur, conocido como Veril de las Langostas, destaca especialmente por la forma de las rocas y la abundancia de peces. Las afiladas aristas rocosas muestran un paisaje totalmente distinto al de cualquier otra zona de Lanzarote y, en sus grietas y cuevas, podemos buscar a las langostas que dan nombre a la zona de inmersión. Las bicudas llaman la atención por su tamaño y no pasan desapercibidas cuando acechan a los numerosos peces, atravesando una y otra vez los bancos de roncadores, bogas y herreras.

 

Montaña Amarilla

Montaña Amarilla es uno de los lugares emblemáticos de La Graciosa y de Canarias. Su color se debe al tipo de erupción que originó este volcán, en el que el magma se mezcló con el agua del mar. Las pintorescas formaciones rocosas en superficie continúan bajo el agua creando paisajes característicos de los fondos del Archipiélago Chinijo. Con equipo autónomo, como con gafas y tubo, esta inmersión nos sirve para descubrir los secretos de la Reserva Marina. Muy cerca de este punto existe una zona de inmersión muy interesante conocida como Punta de la Cocina, con pasillos, arcos y cuevas donde podemos ver briotas, anémonas gigantes o incluso águilas de mar y obispos.

 

Las Cañas

Poder bucear en este laberinto tallado en la roca es un auténtico privilegio. Aquí encontraremos pasadizos, cuevas con grandes columnas y múltiples salidas, arcos y paredes rocosas tapizadas de un colorido manto de algas que acogen un oasis de vida. Bancos de boquerones, bogas y roncadores juegan a esconderse en los rincones y en las cuevas, a la par que nadan armónicamente al son del murmullo de las olas. Son pocas las ocasiones en que el mar permite bucear en esta zona, por eso quizás nos reserva momentos especialmente mágicos para que la conozcamos.

  • en-EN
  • Spanish (ES)